El diseño Pulp, cuna de nuestros sueños.

img_5272

¿No os parecen geniales las portadas de los Magazines “Pulp”? Su fantástico colorido apagado con ese aire retro tan molón… La literatura Pulp, recopilaciones de relatos y novelas por capítulos ágiles y llenas de acción, marcaron la cultura popular desde los 30 hasta los 60. Fueron el origen de nuestro desmedido afán por el cine de ciencia ficción y el misterio y sobre todo el cine de terror. Zombies, monstruos y todas las criaturas que nos alegran la vida le deben mucho a esta literatura.

Citando a Fernando Savater: << […] se centra en la acción misma y hace poco hincapié en los resortes que la mueven o los supone elementales: da prioridad al qué y aún más al cómo sobre el por qué, gusta de colores vivos, especias fuertes, ritmo ágil, y prefiere la exhibición muscular al análisis emotivo.>>

Entre sus autores más destacados están por ejemplo Robert E. Howard (Conan el bárbaro, Solommon Kane), Edgar Rice Burroughs (Tarzán, John Carter), Isaac Asimov (que no necesita presentación), H. G. Wells (La guerra de los mundos, La máquina del tiempo, El hombre invisible) y por supuestísimo H. P. Lovecraft amo y señor de toda criatura reptante y putrefacta que se precie.

Considero el diseño y el arte Pulp una categoría propia y tan original como para ponerla aparte del Art Nouveau y el Art Deco, aunque bebe algo de estas dos.

Jeffrey Catherine Jones

jeffrey-jones_world-without-end_1980_extra

“Aproximadamente hace un año y medio sufrí una grave crisis nerviosa. Estuve hospitalizado alrededor de seis meses. Durante ese tiempo perdí mi casa, mi estudio y todas mis pertenencias.
Ahora estoy viviendo en unos pisos comunitarios para enfermos mentales y vivo de la asistencia pública.
Si alguno de vosotros ha pedido artículos de mi web por favor parad con el cobro de los cheques.
Pido disculpas.
Sinceramente,
Jeffrey”

Jeffrey Catherine Jones murió el 19 de mayo de 2011. Fue un artista de los que empezó en comic y se mudó a la pintura. Frank Frazetta llamó a Jones “el más grande pintor vivo”. Aunque Jones alcanzó fama y vivió durante un tiempo como hombre, después se cambió su nombre y sexo, viviendo como mujer. En su juventud formó parte del grupo “The Studio”, formado por Bernie Wrightson, Barry Windsor-Smith y Michael William Kaluta y que fue cuna probablemente de una corriente fantástica y psicodélica en el resto de campos artísticos. Y que sumados al underground de Crumb y a algún otro, fundamentan la base artística sobre la cual se cimentan incluso hasta el cine y la música de los 70 y que ahora se vuelve a recuperar una y otra vez. Debido probablemente a que tenemos los sesos y las ideas ya más secas que un bocadillo de polvorones.

Jeff Jones es probablemente uno de mis artistas actuales favoritos. Y lo que le llama el mismísimo dios del arte fantástico, Frank Frazetta, creo que está muy justificado.

Murió hace poco y su historia me parece tremendamente triste. Tuvo una crisis nerviosa severa por la cual lo perdió todo. Tubo que malvender todas sus obras. Se cambió de sexo. Pero como suele pasar en la vida, a veces las personas tienen vacios que nunca se llenan. No sabremos nunca cual fue el suyo.

Su obra maravillosamente extraña posee una sensibilidad realmente extraordinaria. Está llena de personajes silenciosos. Fondos sin definir, cielos rarísimos, y composiciones anormales imposibles para cualquier otro pintor. De mujeres naturales y pálidas. Poseía para mi gusto probablemente la línea más delicada a la hora de dibujar a la mujer, reflejando cosas más importantes que la sexualidad femenina o la belleza. Sus niños y niñas son bellos, con bucles rizados, y barriguita. Todo esto se puede ver en sus cuadros y sus comics Idyl y I´m age.

En una de sus últimas entrevistas decía que solo quería dedicarse a pintar lo que le diera la gana. Lo que se merece quitarse el sombrero ante quien ha conseguido la meta última y soñada de todo artista pintor: pintar lo que te sale de los c… y como te salga de los c…sin imitar a nadie, cosa imposible para prácticamente la mayoría de nosotros.

Personalmente, su historia y su final me dan mucha pena y miedo. Creo que es terrible que se instalen en nuestro corazón vacios tan grandes que te lleven a acabar así.

Para conocer más: http://www.trazosdetinta.com/jeffrey-jones-el-artista-desheredado.php

Berni Wrightson

Basta una obra para consagrar para siempre a un artista. Tal es el caso de Berni Wrightson, que a pesar de que tiene muchas más obras y la mayoría de una calidad increíble, es su comic de Frankenstein, el que atesora una porción descomunal de su calidad.

Cargada de un romanticismo preciosamente recargado, esta puñetera maravilla está imprengnadisima del más bello y macabro espíritu Romántico e inspirador.

La mismísima Mary Shelley se hubiera quedado prendada de esta obra.