Berni Wrightson

Basta una obra para consagrar para siempre a un artista. Tal es el caso de Berni Wrightson, que a pesar de que tiene muchas más obras y la mayoría de una calidad increíble, es su comic de Frankenstein, el que atesora una porción descomunal de su calidad.

Cargada de un romanticismo preciosamente recargado, esta puñetera maravilla está imprengnadisima del más bello y macabro espíritu Romántico e inspirador.

La mismísima Mary Shelley se hubiera quedado prendada de esta obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *